Untold Stories, el poder de la narración digital para promover el diálogo intercultural

10/11/2021, por Angel

Untold Stories, el poder de la narración digital para promover el diálogo intercultural

Marcel Clària y Charolotte Lloyd

Open Cultural Center


Entrevistamos a Marcel Clària y Charlotte Lloyd. Ambos trabajan en Open Cultural Center (OCC), que se estableció en 2016 en el campo de refugiados de Idomeni, en plena crisis de los refugiados en Europa. El OCC está ahora activo en el norte de Grecia y en Barcelona, con dos centros de inclusión que ofrecen proyectos educativos y culturales para las comunidades de migrantes y refugiados. Marcel trabaja en finanzas y eventos, y Charlotte gestiona el Laboratorio de Idiomas.

 

Contadnos sobre el proyecto Untold Stories ¿Cómo nació la idea y cómo estáis dando forma a un mundo más inclusivo a través del Digital Storytelling?

En 2019, vimos la necesidad de amplificar las voces de las personas y compartir sus historias en Barcelona, España. El objetivo principal de Untold Stories es dar a conocer la diversidad y la multiculturalidad que las grandes ciudades pueden ofrecer. Por ello, nos centramos en difundir experiencias personales de manera que otras personas puedan relacionarlas con sus vidas y tener una mejor comprensión de sus situaciones personales.

La idea de “Historias no contadas”, dirigida por Open Cultural Center, está inspirada en el proyecto digital “Humans of New York”. A lo largo de estos dos años, muchas personas han participado en “Untold Stories”, incluida Mariia Iefimova, que era la directora del proyecto OCC en aquel momento. Muchos voluntarios externos e internos del OCC, incluidos nosotros, colaboraron en diferentes aspectos del proyecto, desde la búsqueda de participantes y la realización de entrevistas, hasta la creación de la página web, la redacción de artículos, la recopilación de información y la organización de la exposición. Fotógrafos, cineastas, desarrolladores web, traductores y diseñadores contribuyeron a dar vida al proyecto, pero la contribución más importante fue la de las personas que aceptaron compartir sus historias con nosotros.

A lo largo de este proyecto pudimos compartir los resultados en curso y finales con una exposición física, así como a través de la web y las redes sociales. De esta forma eran accesibles para todo el mundo, no exclusivamente en Barcelona. Además, junto con otros proyectos online hemos contribuido a dar visibilidad a temas tan importantes como la desigualdad económica, la migración, la búsqueda de asilo y diversas barreras comunes para las personas migrantes en España, como el idioma, los trámites y el difícil acceso al mercado laboral.

Además, junto con otros proyectos online hemos contribuido a dar visibilidad a temas tan importantes como la desigualdad económica, la migración, la búsqueda de asilo y diversas barreras comunes para las personas migrantes en España, como el idioma, los trámites y el difícil acceso al mercado laboral.

 

Formáis parte del equipo del Open Cultural Center (OCC), ¿Cómo promovéis la inclusión de los refugiados y migrantes a través de actividades educativas y culturales?

El trabajo de OCC se basa en los valores de la inclusión y la diversidad, la creación de comunidades, el voluntariado, el empoderamiento de la juventud y la innovación. Las actividades educativas y culturales que ofrecemos van desde clases de idiomas para adultos y niños hasta un espacio dedicado a las mujeres y una escuela de programación, y todas son totalmente gratuitas para nuestras comunidades objetivo en Grecia y España.

MigraCode, una escuela de programación creada en 2019, permite a las personas migrantes acceder a un curso de desarrollo web de 8 meses de duración, para que puedan adquirir las habilidades necesarias para encontrar empleo en la industria tecnológica. Muchas de las personas voluntarias que participan en este proyecto son también migrantes, que comprenden los retos asociados a la migración y a la integración en Europa. Este es también el caso de otros proyectos de OCC, ya que muchos de los miembros de nuestro equipo provienen de nuestra comunidad objetivo. Trabajando y aprendiendo juntos somos capaces de ofrecer un mejor apoyo mutuo y garantizar que todos se sientan seguros y comprendidos. Nuestras actividades educativas y culturales están orientadas a cumplir uno de los principales objetivos del OCC, la inclusión social y económica de personas migrantes y refugiadas.

 

 

Habladnos de los resultados de Untold Stories Barcelona. ¿Cómo se involucró a los participantes y cuántas nacionalidades han participado?

Los resultados se mostraron en una web con artículos en los que se contaban las diferentes historias y una exposición en nuestro centro de la calle del Rec 27 de Barcelona. La exposición tuvo lugar durante tres días en el marco de la Festa Mayor del Born, el barrio en el que tenemos nuestra sede. Muchas personas de la comunidad local y vecina acudieron al evento y pudieron conocer más sobre la rica diversidad de Barcelona y sobre nuestra organización.

En total hubo cuarenta participantes de treinta y una nacionalidades diferentes. Los participantes fueron contactados de diferentes maneras; en su mayoría nos acercamos a desconocidos y les pedimos su consentimiento para entrevistarlos con el único propósito de este proyecto. Esto nos ayudó a conocer mejor los rostros que vemos a diario. Otros participantes eran antiguos voluntarios de OCC o personas cercanas a nuestro equipo que estaban deseosas de participar en Untold Stories.

 

 

En cuanto a las historias compartidas en el proyecto, ¿qué tipo de dificultades son las más comunes entre los migrantes en España?

Al leer y descubrir algunas de estas increíbles historias descubrimos que las dificultades comunes que sufren los migrantes en España son las barreras técnicas, académicas y profesionales. En muchos casos, la burocracia para obtener la nacionalidad o un permiso de residencia. Además, dado que Cataluña tiene su propia lengua oficial, para la mayoría de ellos fue difícil aprender dos idiomas al mismo tiempo; ya que se suele dar prioridad al castellano, en lugar de al catalán.

Debido a esto último, se sienten excluidos de la cultura local y con frecuencia se crea una desigualdad entre locales y extranjeros. La gente local tiene más posibilidades de conseguir mejores puestos de trabajo y tiene un acceso más fácil a la educación y a obtener certificaciones académicas para acceder al mercado laboral local y nacional.

 

El Digital Storytelling es una poderosa herramienta de inclusión. ¿Esperan dar continuidad al proyecto?

Durante el verano de 2021 celebramos la exposición “Historias no contadas” en la oficina de OCC en Barcelona. Esta fue la conclusión final de esta iniciativa y, por diversas razones, “Untold Stories” ya no es uno de los proyectos en curso de OCC. Sin embargo, el sitio web y las páginas de Instagram seguirán estando online, por lo que las historias y las experiencias compartidas siguen estando disponibles y recomendamos encarecidamente su lectura. Por ejemplo, puedes leer sobre Berkem de Turquía, Sara de Afganistán o Sunday de Nigeria.

En OCC seguimos utilizando la narración digital en nuestro trabajo para dar visibilidad y difundir la realidad de la experiencia de las personas migrantes. Recientemente entrevistamos a Anandamaya Arno, graduada de MigraCode, sobre su viaje desde Venezuela a España, y su nuevo trabajo en una empresa tecnológica. Puedes leer la entrevista en dos partes, aquí y aquí

 

 

Open Cultural Center tiene dos bases, en Barcelona y en Grecia, según su experiencia: ¿Existe una verdadera integración de las personas migrantes por parte de las instituciones y de la propia ciudadanía? ¿Qué podríamos hacer para construir un modelo de sociedad más inclusivo?

Los dos lugares en los que trabaja el OCC tienen una demografía muy diferente y presentan problemas distintos en cuanto a la integración de las personas migrantes y refugiadas a nivel local y nacional. Mientras que Barcelona es una gran ciudad europea multicultural, Polykastro es una pequeña ciudad del norte de Grecia, cerca del campo de refugiados de Nea Kavala, rodeado de pequeños pueblos.

A través de estos proyectos permitimos que las personas migrantes y refugiadas se integren en sus comunidades locales, pero también a nivel europeo, ya que muchos de los miembros de nuestro equipo son de diferentes países de Europa. Sin embargo, coincidimos en que las instituciones públicas, ahora más que nunca, podrían dedicar más recursos financieros y esfuerzos a la integración real de estos grupos vulnerables en Europa.

Nuestra perspectiva para un modelo de sociedad más inclusivo pasaría por una actitud más abierta hacia las personas de otros países por parte de la ciudadanía europea, menos barreras para la integración social y profesional y la erradicación total del racismo, la xenofobia y el chovinismo.

 

 

Habladnos un poco más sobre vuestro proyecto MigraCode, la primera ecuela de programación para refugiados e inmigrantes en Barcelona. ¿Cómo es posible unirse y colaborar?

Migracode actúa como puente entre la demanda de personas cualificadas en el sector tecnológico y las personas de origen migrante que están deseosas de trabajar en la industria tecnológica. Fundada en 2019, estamos cooperando con otras escuelas de programación en Europa para construir una gran comunidad de empresas y estudiantes que fomente tanto la integración laboral como la inclusión social.

Creemos que todo el mundo merece el derecho a la educación, especialmente aquellos con menos oportunidades. Por ello, nos centramos en aquellas personas de origen migrante y que tienen el afán de aprender, pero que a menudo no tienen la oportunidad de hacerlo.

Ofrecemos un bootcamp de ocho meses sobre desarrollo web Full stack que es impartido por nuestros voluntarios con experiencia profesional en el desarrollo de software en general. Hay varias formas de colaborar y apoyar nuestro programa. Por ejemplo, ser instructor principal, que será responsable de impartir dos clases semanales de cuatro horas durante un período de dos a cuatro semanas (dependiendo del módulo). Las clases se imparten los sábados por la mañana o por la tarde, y los martes o miércoles por la noche. Otra opción es ser instructor de apoyo o mentor técnico en Slack, para apoyar a cualquier estudiante que necesite apoyo técnico con preguntas específicas sobre las tareas o proyectos, respondiendo a las solicitudes de ayuda en el momento que mejor se adapte a sus posibilidades (como un foro).

Además de estos perfiles, tenemos otros, como Code Buddy (Compañero de programación). A los estudiantes que se enfrentan a grandes retos educativos y que empezaron a programar desde cero, los vinculamos a un ‘CodeBuddy’ fijo durante el curso. Además, tenemos un subproyecto llamado CodeWomen dentro de MigraCode que ofrece a nuestras estudiantes una plataforma de apoyo para intercambiar conocimientos y crear relaciones valiosas.

 

Estáis trabajando con el proyecto ITFLOWS, que ofrece herramientas para hacer frente a la situación migratoria en la Unión Europea: ¿Qué consecuencias está teniendo la actual crisis mundial de COVID-19 en los flujos migratorios?

Últimamente, debido a los movimientos de extrema derecha y a las políticas migratorias restrictivas, los flujos migratorios están más centralizados en determinadas zonas con grandes puertos y aeropuertos internacionales.

Otra gran preocupación sobre este tema es el aumento del tráfico de personas desde los países del sur. El hecho de que los países europeos establezcan políticas migratorias más hostiles hace que los flujos migratorios ilegales sean la única forma que tienen algunas personas de escapar de sus países de origen, aumentando los riesgos para la vida de migrantes y personas refugiadas. Por ejemplo, en el caso de Siria y Yemen, o vas a la guerra por un ideal en el que no crees, o arriesgas tu vida por un futuro desconocido.

La Covid-19 también ha supuesto un gran retroceso en los flujos migratorios debido a las políticas sanitarias y de salud de los países del norte, que dificultan la huida de las personas de sus lugares de origen. Por otro lado, a las personas que consiguieron llegar les ha resultado más difícil obtener un estatus legal debido a la paralización de las entidades públicas que tramitan estos procedimientos. Sin embargo, seguimos pensando que la raíz del problema son las actitudes racistas y las políticas migratorias europeas.

 

¿Cuál es vuestra opinión y cómo creéis que va a evolucionar esta situación durante y después de la crisis global de COVID-19, y cómo la tecnología puede generar soluciones sostenibles para el futuro?

De hecho, escribimos un artículo sobre la realidad de la crisis de las personas refugiadas durante la Covid-19, que puedes leer aquí. Como pequeña organización de base, hemos visto el impacto positivo y el poder de la tecnología en las vidas de las personas migrantes y refugiadas con las que trabajamos. Por ejemplo, en el pujante sector tecnológico de Barcelona, las personas de origen migrante que tienen conocimientos de informática y desarrollo web pueden acceder a muchas oportunidades de trabajo. En lo que se refiere a nuestra organización, las aplicaciones, herramientas y plataformas en línea han simplificado los procesos de gestión de nuestros proyectos y nos han permitido ampliar nuestro alcance y, por tanto, apoyar a más personas. De cara al futuro, somos muy optimistas sobre los avances tecnológicos y las oportunidades y posibilidades que generarán para nuestras comunidades beneficiarias.

 

Web oficial de OCC –  https://openculturalcenter.org/

Web oficial Untold Stories- https://untoldstories.info/

Instagram: bcn.untoldstories

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recibe los últimos artículos, entrevistas y vídeos en tu inbox


Al pulsar en "Suscribirme" aceptas nuestros Términos y Condiciones y nuestra Política de privacidad

Destacamos


Ver más